¿Durará?

Como saber que nuestra relación con Dios es segura.

Hay muchas relaciones en nuestras vidas que no duran. Podríamos ver un divorcio, amigos que les perdemos la huella, o quizá la muerte de una persona que amamos. Así que quizá te estés preguntando acerca de esta nueva relación con Dios. . . ¿durará?

Dios nos dice: "NUNCA TE DEJARE NI TE DESAMPARARE." (Hebreos13:5). Cuando ponemos nuestra fe en Jesús, queriendo que El este en nuestra vida, nos convertimos en Sus hijos y por siempre podemos descansar seguros en Su amor. La siguiente Escritura te ayudará a ver lo que es ahora verdad en tu relación con El.

“Esta justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo es para todos los que creen. Porque no hay distinción, por cuánto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios. Todos son justificados gratuitamente por Su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús.” (Romanos 3:22-24)

No ganamos una relación con Dios ni tenemos que luchar para mantenerla. La Biblia es clara acerca de esto. Una vez que ponemos nuestra fe en Jesucristo, fuimos aceptados por Dios.

Antes de ser Cristianos

Tal vez no te has dado cuenta de lo siguiente, sin embargo, antes de convertirte en cristiano, la Biblia nos describía como:

  • Porque si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de Su Hijo (Romanos 5:10)
  • Porque mientras aún éramos débiles. . .(Romanos 5:6)
  • a su tiempo Cristo murió por los impíos. . . (Romanos 5:6)
  • Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. (Romanos 5:8)
  • Porque el Hijo del Hombre ha venido a salvar lo que se había perdido. (Mateo 18:11)
  • . . .No sabes que eres un miserable y digno de lástima, y pobre, ciego y desnudo. (Apocalipsis 3:17)
  • . . . en los cuales el dios de este mundo ha cegado el entendimiento (la mente) de los incrédulos, (2 Corintios 4:4)
  • el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él. (Juan 3:36)
  • . . . que estaban muertos en (a causa de) sus delitos y pecados (Efesios 2:1)
  • Porque nosotros también en otro tiempo éramos necios, desobedientes, extraviados, esclavos de deleites y placeres diversos, viviendo en malicia y envidia. . . (Tito 3:3)
  • . . . alejados y eran de ánimo hostil, ocupados en malas (Colosenses 1:21)
  • ... ustedes, que en otro tiempo estaban lejos (Efesios 2:13)
  • . . . extraños a los pactos de la promesa, sin tener esperanza y sin Dios en el mundo. (Efesios 2:12)
  • . . . el que Me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la Luz de la vida. (Juan 8:12)

Ahora que somos Cristianos

Desde el momento en que recibimos a Cristo en nuestras vidas, tenemos una relación con Dios, una nueva vida. Aquí veremos como la Biblia nos describe ahora que tenemos a Cristo en nuestra vida:

  • . . . habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo (Romanos 5:1)
  • . . . Pero a todos los que Lo recibieron, les dio el derecho (el poder) de llegar a ser hijos de Dios (Juan 1:12)
  • en quien tenemos redención: el perdón de los pecados (Colosenses 1:14)
  • Pero ahora en Cristo Jesús, ustedes, que en otro tiempo estaban lejos, han sido acercados por la sangre de Cristo (Efesios 2:13)
  • En El también ustedes, después de escuchar el mensaje de la verdad, el evangelio de su salvación, y habiendo creído, fueron sellados en El con el Espíritu Santo de la promesa (Efesios 1:13)
  • porque antes ustedes eran tinieblas, pero ahora son luz en el Señor; anden como hijos de luz (Efesios 5:8)
  • Porque El nos libró del dominio (de la autoridad) de las tinieblas y nos trasladó al reino de Su Hijo amado (Colosenses 1:13)
  • En esto se manifestó el amor de Dios en nosotros. . . En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que El nos amó a nosotros y envió a Su Hijo. . . Como el Padre Me ha amado, así también Yo los he amado . . . (1Juan 4:9,10; Juan 15:9)
  • para que todo aquél que cree en El, no se pierda, sino que tenga vida eterna. (Juan 3:16)
  • ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro (Romanos 8:39)
  • Porque por gracia ustedes han sido salvados por medio de la fe (Efesios 2:8)
  • de manera que Cristo habite por la fe en sus corazones (Efesios 3:17)
  • Porque Dios nos escogió en Cristo antes de la fundación del mundo (Efesios 1:4)
  • . . . sino que ha pasado de muerte a vida (Juan 5:24)
  • aun cuando estábamos muertos en (a causa de) nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia ustedes han sido salvados) (Efesios 2:5)
  • Al que no conoció pecado, Lo hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El. (2Corintios 5:21)
  • Mis ovejas oyen Mi voz; Yo las conozco y Me siguen (Juan 10:27)

Jesús dijo: “…y al que viene a Mí, de ningún modo lo echaré fuera” (Juan6:37). El describe esto más adelante diciendo: “Yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de Mi mano. Mi Padre que Me las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno.” (Juan 10:28-30). El nos sostiene con seguridad.

Además podemos estar “convencidos precisamente de esto: que el que comenzó en ustedes la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús.” (Filipenses1:6).

Jesús pago totalmente por nuestros pecados y una vez que le agradecemos por ello, lo recibimos en nuestras vidas, deseando que nuestras vidas sean de Él, El nos hace Sus hijos, dándonos perdón y aceptación total recibiéndonos en Él.

Esta relación es protegida, no por lo que hacemos, sino por el carácter de Dios y la muerte de Jesús por nosotros. Jesús compro nuestra relación con Él, cancelando la pena del pecado que existía entre nosotros y Dios, y así nos convertimos en Sus hijos, perdonados, habitados por El, declarados justos a Sus ojos porque Jesús cubre nuestros pecados. Desgraciadamente todavía seguiremos pecando. Todavía nos veremos a nosotros mismos escogiendo hacer las cosas a nuestra manera en lugar de a la manera de Dios, pero esto no cambia la seguridad de nuestra relación con Cristo. Nos paramos seguros en esta relación por lo que Dios dice acerca de ella. “Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1).

La salvación por medio de Jesucristo es puramente un regalo de Dios recibido por fe. En ese momento iniciamos una relación con Dios que durará eternamente. Nuestra relación con Cristo no depende de la santidad personal, o de los niveles de fe, o de sacrificios, o de buenas obras o de actos religiosos. Dios no tiene la intención de que nos enfoquemos en nuestro desempeño. El desea que nos enfoquemos en Jesús.

A diferencia de otras relaciones que tenemos en este mundo, nuestra relación con Dios es segura porque El fue el que nos trajo a esta relación, y El es fiel para mantenernos en ella por la eternidad. 1 Corintios 1:9 dice: “Fiel es Dios, por medio de quien fueron llamados a la comunión con Su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.”